Saltar al contenido

Las muchas verdades entre el consumismo y la frugalidad

Ganar dinero por internet, Ganar dinero desde casa, Como ganar dinero rapido, Como conseguir dinero

Las muchas verdades entre el consumismo y la frugalidad Nunca defendí – ni defenderé – que una familia deba vivir sin descanso o satisfacción de ciertos deseos. Dicho esto, me siento tranquilo para dar algunos comentarios sobre los hábitos de muchos brasileños y su impacto en las finanzas del hogar. El año 2008 fue marcado, además del estallido de la crisis internacional, por el susto de la inflación. Sin embargo, pocos observaron que los precios de muchos servicios subieron más allá de la inflación y no se dieron cuenta de que sus hábitos en mantenerlos es que colaboraron de forma decisiva para el deterioro de la planificación financiera – y de la consiguiente falta de dinero.

Ejemplos? Comer fuera se hizo más caro. En casa también.
Un levantamiento realizado por el IBGE apuntó que la alimentación fuera del domicilio acumuló alza del 11,99% en 2008, casi el doble de la inflación media, del 5,9%. La exageración al comer y cenar en restaurantes siempre fue un villano del presupuesto doméstico [Bb] y esta situación se agravó con la llegada de la crisis. Interesante notar que comer en casa también se hizo más caro: 10,62% de alta en 2008.

Estoy seguro de que el apunte de los gastos y la constante evaluación de la hoja de flujo de caja ciertamente apuntó estos cambios en su casa – de ahí su gran importancia. Si tomamos en consideración también el inicio de 2009, surgen algunas sorpresas en las altas de precios:

  • El cine registró alza del 1,27% sólo en enero de este año, frente al 0,69% en todo el año pasado;
  • La ida al motel se situó en el 1,14% más cara en el primer mes de 2009;
  • Los servicios de cambio subieron impresionantes un 11,93% en enero, contra un alza del 2,52% durante todo el año 2008;
  • Las autoejeces también aumentaron dramáticamente sus precios, registrando un alza del 10,54% en enero de 2009, contra un alza del 2,98% en todo el año pasado.

¿Por qué frugalidad?
Ahora bien, la conclusión típica al analizar rápidamente los datos aquí suministrados es que las altas registradas en 2008 ya comienzos de este año todavía representan indicios de una economía calentada, con demanda al alza. Por lo tanto, cabe observar que en momentos de bonanza raramente nos damos cuenta de la necesidad de ahorrar e invertir [Bb] a fin de pasar ilesos por eventuales crisis y momentos más complicados. Cuando todo va bien, dejamos la frugalidad de lado y preferimos realizar deseos y objetivos materiales – consumimos para valer.

Ahora que todo está más complicado, el cuestionamiento natural reaparece: y si, al observar la evolución de los gastos resolvemos disminuir la frecuencia de los almuerzos fuera de casa y de las salidas de fin de semana? Pues es, perciba cómo la duda cruel sobre los hábitos del pasado influenció su presente. Pero, ¿qué influencia tendrá en el futuro? Observe cómo el comportamiento pesa tanto como el conocimiento técnico de mercado, las finanzas y las inversiones – y eso es genial!

Es un hecho que quien ahorró y ahorró, especialmente al notar que todo se hacía más caro, está más tranquilo hoy. Quien lo hizo, ciertamente vive días más tranquilos ante la complicada crisis financiera que aún insiste en asolar el mundo. Sin embargo, con la desaceleración de la economía las cosas deben cambiar. Los precios, así como la inflación, tienden a marchitarse, ya que la demanda se enfriará y quedarán productos en los estantes. Lo mismo ocurrirá con los servicios. Todo volverá a ser más barato, para luego volverse caro de nuevo. Se trata de un ciclo. Sobre cómo vamos a encararlo, desde el punto de vista de las finanzas personales, es que interesa reflexionar.

¿Qué lecciones sacar de esta cosa de consumo frente a la frugalidad?
Básicamente, qué consumo y un poco de frugalidad deben ser realidades presentes en la vida de todos nosotros. Por desgracia, no estábamos muy bien educado que no debe hacer esto o aquello. La negación, así como la crítica, nunca fue factor motivador para la mayoría de las personas. No basta aceptar que la frugalidad en ciertos momentos de la vida puede colaborar con sus planes de independencia financiera [Bb] : es necesario incorporarla y valorar cada centavo de diferencia que ella trae en su beneficio.

Esto sin olvidarse de vivir y consumir, pero con la misma inteligencia para discernir entre la hora buena o mala para este o aquel deseo superfluo. Ser frugal todo el tiempo puede convertirlo en una persona avaricia, mezquina y pobre. Ser consumista todo el tiempo puede hacerle una persona repleta de bienes, pero vacía, siempre en busca de «algo más» – y pobre. La coherencia y armonía entre los hábitos es que hacen la diferencia. Eso espero.


Conrado Navarro, educador financiero, se graduó en Informática con un MBA en Finanzas y Master en Producción, Economía y Finanzas por UNIFEI, es socio fundador de Dinheirama. Alcanzó su independencia financiera antes de los 30 años y le encanta motivar a sus amigos y lectores a encarar el mismo desafío. Ministra cursos de educación financiera y actúa como consultor independiente.

  • ¿Quién es Conrado Navarro?
  • Leer todos los artículos de Navarro

Crédito de la foto de stock.xchng.

4.8
42