Saltar al contenido

Inflación y la economía brasileña hasta ahora

Inflación y la economía brasileña hasta ahora La semana pasada fue el seminario del Banco Central (BC) sobre la inflación, con la apertura del presidente, Alexandre Tombini, y en el discurso de clausura de Charles Hamilton, director de la política monetaria.

Anteriormente, Carlos Hamilton ya había hecho declaraciones mucho más enfáticas sobre el control de la inflación. Ahora, fue el turno del presidente Tombini declarar que todo se haría para combatir la inflación, dejando la puerta abierta para nuevas ampliaciones de la tasa Selic.

En la vuelta del mes de mayo tendremos una nueva reunión del Copom y la lectura de los agentes del mercado de esa declaración fue la rápida elevación de las tasas de los DI en la sesión del 16/05. Casi instantáneamente se comenzó a proyectar que la próxima alza de la Selic será del 0,50%, y no más del 0,25%, llevando la tasa al 8,0%.

Curiosamente, esto ocurre en el momento exacto en que la inflación a corto plazo parece dar una tregua. Al final, todos los indicadores parciales anunciados durante la semana anterior vinieron mostrando desaceleración, independientemente de continuar muy alta y próxima del techo, en el caso del IPCA.

El último indicador anunciado trajo la inflación de 12 meses a la frontera de ese techo, en el 6,49%. La expectativa para los próximos meses es que oscile alrededor de ese 6,5%, poco a poco, ora un poco para arriba, para caer de forma más incisiva más para el final del año. Sin embargo, ninguna posibilidad de acercarnos al centro de la meta (4,5%), incluso en 2014.

Hay gran hincha del gobierno y BC para que los efectos de precios agrícolas que derriban los precios al por mayor lleguen luego al comercio al por menor. Pero eso todavía no ha sido sentido o puede ser de forma apenas débil.

En realidad, tenemos presiones para repases de aumentos de costos, la prestación de servicios ha mostrado inflación aún mayor y el mayor reflejo se dio en la caída de las ventas al por menor, principalmente supermercados, con contracción del 2,1% en marzo.

No teniendo nada que celebrar en los fundamentos de nuestra economía a principios de año, cuando todos los datos están muy débiles (excepto la inflación), el gobierno se aferra a cosas absolutamente tenues para sensibilizar a la opinión pública.

El ministro Mantega produjo dos perlas. La primera, que el PIB no es tan importante, sino el empleo, como si una variable no fuera consecuencia de la otra. La segunda quedó por cuenta de que la diseminación de la inflación se contrajo en el último dato divulgado.

Claro que eso no engaña a nadie con un mínimo de conocimiento, o incluso a aquellos que van sistemáticamente a los supermercados. Pero atenúa la presión sobre el gobierno en el formato de políticas más directas para domar la inflación, actuando aún sobre recortes de los gastos corrientes e inversiones en infraestructura.

Definitivamente, necesitamos dejar de hacer políticas puntuales y elegir quién será vencedor y perdedor, optando por políticas más horizontales que beneficie a todos, sin privilegios. También necesitamos atraer inversores externos y locales con políticas más longevas que garanticen retornos a largo plazo.

Si eso no ocurre, vamos a seguir en contra de las demás economías del mundo, situación que parece volver a suceder.

Más información sobre el país ‘s economía a través del nuevo libro electrónico gratuito ‘Escenario económico de Brasil'(haga clic para descargar), que forma parte de la ‘I Curso de Planificación y Educación Financiera’ Orama un proyecto en colaboración con la Dinheirama.

Usted puede descargar este y otros eBooks gratuitos haciendo clic aquí, además de ver las videollamadas – todo de forma gratuita. Hasta la próxima.

Foto de freedigitalphotos.net.

4.8
23