Saltar al contenido

Elecciones y economía: una esperanza para 2015

Elecciones y economía: una esperanza para 2015 Por Gustavo Chierighini (@GustavoChierigh), fundador de Plataforma Editorial Brasil.

Estimado lector, ante todo, mucha calma. Antes de echar los ojos en este texto, quiero dejar bien claro que no abordaré las temáticas que envuelven el proceso político sucesorio de 2014 y ni siquiera trataré aquí de cualquier expectativa eventualmente depositada en uno u otro candidato.

Para ser bien sincero, alimento poquísimas expectativas ante los pleitos que se acercan. Y en este preámbulo pido impulso para el artículo, enfocando la mentalidad que forma el envoltorio del pensamiento económico en vísperas de elecciones.

El hecho es que no existe economía sana que se sostenga sin contrapuntos o desprovista de sentido crítico por formuladores competentes, capaces de huir de las frases de efecto, de la prisión de lo políticamente correcto – y valientes lo suficiente para luchar por sus ideas.

Sin esa dinámica, lo que se materializa es el marasmo. Y, eventualmente al final del marasmo, la nau puede enfrentar un vendaval. Así lo demuestra la historia.

No defiendo, evidentemente, combates desestabilizadores y ni tan poco la cárcel de las ideologías, pero necesitamos con urgencia la contribución articulada y concreta en sus propuestas que simplemente retórica de las fuerzas de oposición – independientemente de partido o grupo político.

El capital y sus gestores necesitan estabilidad y alguna previsibilidad, pero también necesitan nuevos y creíbles pronósticos cuando perciben la naca tambalear en mar manso.

Y esa es la constante económica de hoy y de siempre, en el comportamiento de cualquier horizonte de largo plazo en cualquier economía que se precie en el mundo civilizado. Siempre expuestas a algunos sustos y eventuales golpes, pero siempre contando con alternativas que puedan ser implementadas por gente competente.

Si eso existe hoy en Brasil? Si tenemos una oposición capaz de implementar un proyecto económico y de País capaz de atender a esas necesidades? Dejo la respuesta al lector. Hasta el próximo.

Foto «Emphasis on Brazil», Shutterstock.

4.8
47