Saltar al contenido

Elecciones 2010 – ¿Y las reformas? ¿Alguien va a hablar de eso?

Eleições 2010 - E as reformas? Alguém vai falar sobre isso? En el momento en que el proceso electoral se acaba de convertir en un verdadero entretenimiento, el gusto dudoso es cierto, pero no deja de ser divertido e incluso instigador. A cada nuevo episodio, la expectativa sobre cómo un lado se protegerá o contraatacará a los ataques y agresiones de la otra parte. Sin duda alguna una novela completa (o sería un drama?), Donde la audiencia asiste de camarote a la ebullición en grandes líneas de lo que vendrá, de lo que se instalará si uno o otro candidato gana los comicios.

En ese contexto, mientras esperamos la decisión final de la votación, navegamos en sensaciones que pasan por el humor, el humor negro, la tristeza, bastante decepción, indignación, algunos escalofríos y mucho miedo. Miedo de que las prioridades estructurales, que desde hace tiempo se anuncian como fundamentales para nuestra supervivencia y ascensión como nación fuerte, sólida y sostenible económicamente, se olviden, relegadas al segundo plano, una vez más.

Me refiero a las reformas, aquellas sobre las cuales fuimos exhaustivamente alertados por especialistas de todos los matices, en cuanto a la urgencia y las graves consecuencias en descuidarlas. Son ellas: la previsión y la tributaria. Muchas otras cuestiones son fundamentales y estructurales, como la educación, la reforma política y la eficiencia (o ineficiencia) estatal, pero hoy me dedico a esas dos.

Ellas son el fundamento económico de nuestro futuro, pero son tratadas por los esgrimistas del horario político apenas como otro tema, más una cuestión entre tantas otras. Los expertos que nos alertaron en el pasado lejano (en la época del Plan Real), y aún nos advierten, no predijeron otros movimientos macroeconómicos que se sucedieron.

No previeron la sobrevaloración de las materias primas, o el pre-sal, y mucho menos el cataclismo económico 2008 que en mal estado una vez con movimientos geopolíticos en el mundo, elevando el primer aterrizaje veinte naciones en desarrollo. Es cierto, pero ¿hasta cuándo? ¿Hasta cuándo la suerte nos va a sonreír? ¿Hasta cuándo podremos postergar estas reformas impunemente?

Mientras tanto, asistimos decepcionados al duelo por la búsqueda de nuestros votos, por la conquista de nuestros corazones y mentes, en un dramático pocito que se contagia del noticiero, mientras que algunas nubes se van formando en el horizonte. Es antigua la afirmación de que una imagen vale por mil palabras.

Recientemente acompañamos el retrato de todo esto en una prestigiosa revista semanal, donde la primera capa, totalmente blanca, critica la falta de propuestas de los grupos políticos que concurren a la presidencia de la república.

Honestamente, para retratar bien el momento, sólo añadir algunas nubes en el horizonte. Sólo eso.

Arrepios mis amigos, escalofríos …

Foto de crédito a freedigitalphotos.net.

4.8
35