Saltar al contenido

El emprendedor, su negocio es para enriquecerse (siempre y cuando sea viable)

Por Gustavo Chierighini, la plataforma editorial Editorial Brasil.

Siempre que converso con empresarios principiantes y de pequeño porte, escucho sobre sus planes y perspectivas de negocios. El emprendedor es siempre muy optimista en Brasil, lo que es bueno e interesante.

Se habla sobre economía, mercados, prácticas de gestión, pero la principal pauta son los nuevos y futuros proyectos.

La verdad es que no hay vena emprendedora que no quede entusiasmada con el futuro, aliado la propia confianza en el logro del éxito.

Sin duda, se trata de una percepción importante, y necesaria, sobre todo si se considera la importancia de esa cultura para el avance económico y la conquista de espacio en las rebanadas del progreso económico.

Y esta relevancia se fortalece en las propias estadísticas. Según encuestas de Sebrae, más del 80% de los empleos formales son generados por micro y pequeñas empresas.

No hay lucha contra el desempleo sin las micro y pequeñas empresas. Ellas son responsables de más del 80% de los empleos formales. El emprendedor aquí necesita ser más reconocido y valorado, como ya sabemos.

Un escenario impactante, que confirma la necesidad de formarse, con el debido cuidado, cada vez más y mejores emprendedores.

Entre los cuidados, destaco:

  • Evitar el emprendimiento de escenario, donde la performance vale más que la realidad;
  • Menos cursos de emprendedor en que la mayoría de sus instructores nunca abrieron un CNPJ;
  • Sin ideologías de gestión o academias innecesarias.

En la estela de esta formación, una buena dosis de cautela calculada puede servir como fuerte aliada para evitar la mortalidad precoz de negocios aún en fase de maduración.

Es en ese contexto que hoy destacaremos el inmenso valor agregado que un buen diagnóstico de viabilidad económico-financiera puede representar para un emprendedor.

¿Cómo evitar un derrocamiento a través de un buen análisis de viabilidad? Simple: anticipando tropiezos, ayudando a corregir rutas pre-concebidas y salvando valientes emprendedores de robos perfectamente evitables.

Así, destacaremos abajo algunos pasos y componentes necesarios para este proceso, que en algún momento requerirá un cierto conocimiento de ingeniería financiera.

Recomendado libro electrónico gratuito: Educación Financiera en el lugar de trabajo

Pero nada que un buen tutor, algunos libros y, en última instancia, un buen curso vacunado de «lero lero» no puedan ofrecer. El esfuerzo vale la pena. Vamos allá:

  • 1º Acto. Establezca una encuesta detallada sobre los principales ejes generadores de ingresos y luego haga el mismo segregando el costeo en sus categorías;
  • 2º Acto. Intente proyectar la información del elemento anterior en el horizonte de cinco años. Utilice una buena y vieja hoja de cálculo;
  • 3º Acto. Separe las inversiones necesarias para la viabilidad del proyecto, pues éstos tendrán un lugar apropiado en el modelo. El mismo cuidado tendrá que ser adoptado, si existe la decisión de financiar el proyecto;
  • 4º Acto. Con estas informaciones construye un flujo de caja proyectado para los cinco años, asignando correctamente cada conjunto de informaciones.
  • 5º Acto. Crea medios para atribuir choques al proceso, estresando las variables y con ello posibilitando un análisis de sensibilidades. De esta forma, el desempeño del negocio podrá ser evaluado en diferentes escenarios;
  • 6º Acto. Adopte un enfoque conservador. Deja el entusiasmo de lado e intenta pensar como si estuviese estudiando un proyecto ajeno, para el cual fue invitado a aportar su caro y sudorado dinero;
  • 7º Acto. Identifique los principales resultados en la hoja de cálculo, incluida la implacable «TIR» (Tasa Interna de Retorno);
  • 8º Acto. Con el modelo construido, manténgalo actualizado de forma que el mismo análisis pueda ser efectuado a lo largo del tiempo, pero ya contando con parte las serias históricas del «realizado».
  • 9º Acto. Sea frío y sepa cortar en la carne para ajustar los costos del proyecto, o incluso para abortarlo;
  • 10º Acto. Adopte la óptica de un inversionista.

Tesoro Directo: La mejor inversión para usted con tasa cero

Atención: no se olvide que las plantillas aceptan cualquier cosa. Para protegerse de esto, conserve su sentido crítico.

Usted mantiene su sentido crítico activo cuando:

  • Usted es confiado en la propia capacidad, pero sabe que no es nada difícil errar y tropezar;
  • Es consciente de que opera en un ambiente hostil a los negocios y al libre mercado (sí nos estamos refiriendo a Brasil);
  • No se olvida nunca que el escenario jurídico es de inmensa inseguridad, y eventualmente puede traer impactos avasalladores;
  • Tiene pleno conocimiento de las complicaciones fiscales;
  • Está claro en su cabeza que el escenario político-económico es volátil y desestabilizador;

Por último, no se olvide que emprender puede ser fascinante y liberador, pero es también muy peligroso. ¡Buena suerte y hasta el próximo!

El emprendedor, su negocio es para enriquecerse (siempre y cuando sea viable)
4.8 (96%) 10 votes