Saltar al contenido

Diez consejos prácticos para quien no puede ahorra

¡Hola querido lector! Vamos a hablar de ahorrar dinero? Creo que esta es una de las cosas principales cuando pensamos en organizar las finanzas, ya que cualquier proyecto de organización financiera que se precie comienza con un plan y una acción real en el sentido de no gastar todo el dinero que entra, pero destinar al menos parte de él para fines más grandes, como inversiones, la formación de una reserva de emergencia o la realización de un sueño.

Sólo que ahorrar puede no ser tan fácil para mucha gente. Y tiene menos que ver con la cantidad de dinero que entra en la cuenta que con los hábitos adquiridos a lo largo del tiempo. Ahorrar requiere esperar una satisfacción que no será momentánea, y la psicología económica trata mucho de eso. ¿Cómo realizar un cambio real en este sentido? ¡Mucha calma en esta hora! ¡Preparé 10 consejos prácticos para ayudarle! ¿Vamos allá?

1- Conoce todo lo que entra y sale de tu cuenta

La primera sugerencia en realidad es una premisa. No se puede ahorrar sin conocer a fondo el presupuesto. Registre ingresos y gastos fijos y también anote las variables. Usted necesita entender a dónde va el dinero!

2- Ahorrar antes, no después

Para ahorrar, usted necesita hacer esto así que el dinero entra en la cuenta. Olvídese de la cosa de «Voy a ahorrar lo que queda», porque la verdad es que nunca sobra! De esta forma, después de conocer su presupuesto en detalle y saber cuánto da para guardar, ya separe esta cantidad tan pronto como ingrese, tomando esa acción como una prioridad.

3- Adquiere el hábito de pagar las cuentas al día

Pagar las cuentas al día requiere cierta organización, pero vale la pena cuando hablamos de no gastar dinero con el pago de intereses sólo por olores frecuentes. Si no puede recordar las fechas, registre en la agenda, en el móvil, descargue una aplicación de organización de tareas.

4- Tenga sueños y metas

Siempre hablamos aquí en el Dinero de cuán importante es tener sueños y metas en la vida. Sin eso, la gente no tiene estímulo para seguir adelante, ¿no es verdad? Por lo tanto, haga una lista de todo lo que quisiera realizar y crear plazos, aunque sean algunos años de economía. Usted necesita saber que, al ahorrar, no lo estará haciendo, sino por objetivos que valdrán la pena.

5- Utilice la tarjeta de forma sabia

La tarjeta de crédito puede ser un buen aliado si se utiliza de forma inteligente. ¿Qué significa eso? Primero, significa que usted debe usarlo con conciencia, pues no es porque el dinero no está saliendo de la cuenta inmediatamente que él no saldrá pronto más. Mucha gente gasta tanto y a toa en la tarjeta, que cuando recibe el salario él va enterrado para pagar se sabe qué. También es importante pagar el total de la factura siempre y en la fecha de vencimiento, por lo que no tendrá problemas con los intereses. Disfrute también para ganar las millas y negociar la anualidad. Actualmente hay muchas opciones para que la gente no tenga que pagar anualidad en la verdad.

6- Converse sobre dinero en familia

¿Has oído hablar de contagio social financiero? Pues es, sucede todo el tiempo, pues dependiendo de quien nos rodea, tendemos a tener hábitos semejantes, y estos hábitos muchas veces requieren un gasto mayor de lo que habríamos solos. Si la intención es ahorrar, es importante conversar con las personas cercanas y explicar el por qué de estar haciendo eso y cómo todos pueden colaborar habiendo sueños comunes a ser realizados.

7- Resista la compra por impulso

Las compras por impulso obstaculizan enormemente el objetivo de ahorrar. Es una liquidación aquí, un correo electrónico de marketing allí. Pronto, la cantidad que debería destinarse a otro objetivo se gasta en unos minutos con algo sin tanta importancia. Si usted percibe que suele actuar por impulso frecuentemente, procure contar hasta 10 siempre que algo así ocurra. Si está molesto y tiene la intención de mejorar a través de las compras, cambie ese deseo por una buena caminata y salga sin tarjeta de crédito, combinado?

8- Tenga una reserva de emergencia

Tener una reserva de emergencia es fundamental para la vida. Es ella quien le permitirá no tener que renunciar a todas las demás cosas y hundirse en deudas. Por lo tanto, al menos una parte del presupuesto debe ser destinada desde siempre para este propósito.

9- Invista

Ahorrar no es invertir. Obviamente, para invertir es necesario primero crear el hábito de ahorrar. Pero usted puede, así que conseguir destinar una parte de la receta para este «ahorro», comenzar a buscar alternativas de inversión y poner el dinero para rendir.

10- Tener un plan B

Finalmente, si el dinero realmente es demasiado corto y no da ni para pensar en ahorrar, incluso cortando una serie de gastos, es hora de evaluar alternativas para hacer que los ingresos crecer. ¿Qué usted podría hacer para ganar un extra? ¿Hay alguna actividad que domine? ¿Podría dar clases? Vender algo? Vale hasta andar con el perro del vecino. Tenemos la suerte de vivir en una época donde, a pesar de todos los problemas, es relativamente fácil ofrecer trabajo a través de las redes sociales y de los tantos grupos que existen por ahí. Entonces, si este es el caso, manos a la obra y enfado en aumentar un poco el dinero que entra, combinado? ¡Vamos juntos!

Diez consejos prácticos para quien no puede ahorra
4.8 (95%) 8 votes