Saltar al contenido

Día a día del profesional liberal: dinero, valores y pago – Parte 2

Ganar dinero por internet, Ganar dinero desde casa, Como ganar dinero rapido, Como conseguir dinero

¡Hola lector! En el artículo anterior (haga clic para leer) inicié la parte volcada al dinero en la práctica clínica y, como prometí, hoy daré continuidad.

En el caso de que se produzca un cambio en la calidad de la información, se debe tener en cuenta la importancia de tener en cuenta la importancia de la consulta y también advertir sobre las negociaciones con los clientes, mostrando la importancia de tener claridad del porcentaje posible a ser practicado, recordando también entender las razones de esa solicitud.

Cómo establecer el precio de la consulta?

Una cuestión orientada a la precificación de las sesiones / consultas implica aumento y reajustes. Mucha gente me pregunta cómo hacer esto y presentaré mi manera, que utilizo desde hace más de 10 años.

Yo entiendo como aumento un incremento en el valor de la consulta por encima del índice de la inflación y reajuste como un repaso de este índice de manera a mantener actualizado, a lo largo del tiempo, el valor de mi sesión.

Practico el aumento observando el mercado y evito exageraciones. Yo aplicaba aumento a los nuevos clientes a principios de año, ya estableciendo en febrero un nuevo valor. Solía ​​añadir entre el 15% al ​​25% al ​​valor de la consulta, algo que no hice este año en función de la crisis económica del país.

El criterio utilizado siempre fue mi formación académica y, por supuesto, la experiencia, aquella que la gente adquiere con el paso de los años. Cuando terminé mi doctorado, aplicé un 25% de aumento en el valor de toda consulta de clientes nuevos que recibí a partir de ese momento. Y si me cuestionaban el valor (es común y esperado que suceda), explicaba las razones – siempre funcionó.

El reajuste que aplico cada mes de febrero, después del aumento anual del salario mínimo. Veo el índice de inflación en el año anterior y repaso al valor de la sesión. Mi referencia es el IGPM (calculado y divulgado por la FGV).

Para hacer esto, comunico a todos mis clientes con antelación de al menos un mes. En general, el aviso en diciembre, así que tendrán tiempo para programarse y no serán «sorprendidos». Ya pasó de olvidarme de avisar a una cliente y ahí, error mío, le di dos meses para que pudiera planificarse, así como lo hice con los demás.

Nunca tuve problemas de cuestionamiento sobre esta conducta, porque ya explico en la primera sesión cómo funcionarán el pago y los reajustes.

Tengo clientes que están conmigo durante varios años y ya se han acostumbrado a este sistema. Muchos incluso anticipar la advertencia que ya se conocen y se verá en el índice de inflación y ya se aplican en el valor de la sesión sin mí a ello, lo que lo hace feliz y me da una respuesta positiva en este sentido.

Ya me preguntaron si aplico el reajuste a los clientes que comenzaron conmigo al final del año, y la respuesta es sí. Se les advierte y frecuentemente coinciden.

Lectura recomendada: Cómo a elegir a un contador para su empresa?

¿Cómo cobrar?

Dadas las explicaciones arriba, vamos a las formas de pago! Hay varias formas de que el cliente pague por su servicio: mensual, quincenal, por sesión, usted es quien elegirá la que sea mejor, pudiendo alterarla en caso de necesidad. Hay colegas que prefieren cobrar:

  • Mensualmente: esperan el mes terminar y suman el número de sesiones / consultas que el cliente asistió o no fue y dejó el horario bloqueado y presentan el valor final en la última sesión de aquel mes. Algunos prefieren recibir a la hora, otros optan por un día fijo, tipo 5º. día hábil del mes;
  • Mensualmente, de forma diferente a la presentada arriba: no esperan el mes pasar y cobran por adelantado el número de sesiones previstas, el cliente que comparte o no. Algunos ofrecen la posibilidad de reposición, otros no;
  • Quincenalmente, de manera que no pase tanto tiempo sin recibir del cliente;
  • Por sesión / consulta, por lo que tan pronto como termina la sesión, el cliente realiza el pago y «no es deudor / acreedor del otro.»

Lo que vemos son estilos de forma de pago que tienen mucho que ver con el «mundo personal del dinero» de cada profesional y usted debe identificar qué forma queda mejor a sus demandas.

¡Ya he oído a los colegas decir que prefieren recibir de los clientes al final del mes porque se desorganizan financieramente y gastan indebidamente los valores recibidos a lo largo del mes! Triste, pienso, pero sucede. Aquí tenemos un buen ejemplo de cómo es fundamental la organización financiera y el uso de planillas para cuidar de los ingresos.

Otros prefieren recibir por adelantado para garantizar o estimular el compromiso / compromiso del cliente con el proceso terapéutico, aunque mi experiencia demuestra que esto dependa más de cada cliente y de la relación establecida con él; en fin, son estilos y mi papel aquí es presentar todos los posibles que yo conozco para usted.

Lectura recomendada: El flujo de caja: es bueno para los negocios, es bueno para usted también!

¿Y si el cliente falta?

¿Quiere el pago por sesión, si el cliente retrasa el pago, hay multa? Excepto en casos de boleto bancario, nunca he visto que esto suceda.

Cuando los retrasos y dificultades en el pago de las sesiones se vuelven recurrentes, vale una buena conversación con el cliente para entender lo que está sucediendo y lo que significa esta situación. Esta dinámica termina formando parte del proceso terapéutico. Y ciertamente tanto tú y él saldrán ganando con todo este entendimiento.

Una pregunta común y básica: ¿cómo cobrar por las faltas de los clientes? De nuevo, hay varias maneras. Hay colegas que cobran faltas:

  • Independientemente de que el cliente avise si acudirá o no a la sesión;
  • Si el cliente falta y no avisa, dejando el horario bloqueado;
  • Si el cliente avisa con menos de 24 horas que no puede asistir a la sesión, impidiendo así que su horario sea aprovechado para otra atención u otra actividad.

Comúnmente no se cobran faltas:

  • En casos graves relacionados con el cliente, como por ejemplo, su enfermedad o de algún familiar muy cercano en el que el mismo tuvo que prestar asistencia. Ejemplo: tuve un cliente que me llamó del hospital desmarcando la consulta porque estaba con la hija enferma en el Pronto Atención;
  • En casos de caos en la ciudad (muy común en São Paulo, donde transito caótico, inundaciones y falta de energía forman parte de nuestra rutina);
  • Cuando el cliente avisa con una antelación mínima de 24 horas, de manera que el horario puede ser utilizado por otra persona o de otra forma. Esto vale para vacaciones, viajes de trabajo, reuniones profesionales, etc.

Sobre qué servicios cobrar, en psicoterapia se cobra, además de la sesión, visitas a las escuelas oa otros profesionales e instituciones, siempre que sea necesario. El valor será como mínimo el de una consulta, pero se puede añadir en él un porcentaje, considerando costo de estacionamiento y combustible, además del tiempo de desplazamiento.

También me preguntan acerca de cobrar las vacaciones del cliente y del terapeuta. Conozco a los colegas que lo hacen, dependerá del acuerdo que hagan en relación con el pago.

Creo que cuando optamos por ser profesionales autónomos / liberales, estamos entendiendo que no tendremos vacaciones, 13º salario, bonificaciones y, por lo tanto, seremos nosotros los que tendremos que producir estos beneficios, gestionando el dinero para ello. Pero, como siempre digo y repito, cada profesional tiene su estilo.

Lectura recomendada: Oficina y profesional liberal: cuestiones prácticas para iniciar sus actividades

¿Qué formas de pago utilizar?

¿Y qué medios de pago más comunes? El más común todavía ha sido dinero o cheque, pero con los cambios en la tecnología y el avance de las «maquinarias» de pago, estoy constando nuevas formas.

Hay pago en efectivo, cheque, transferencia bancaria, DOC / TED, a través de aplicaciones, depósito en cuenta corriente, boleto bancario y, más recientemente, las famosas «maquinas» de débito. Me han preguntado acerca de la tarjeta de crédito y todavía no sé colega de usar si usted hace esto, por favor, comparta con nosotros su experiencia, será muy útil.

La cuestión de las «maquinitas» tiene dos lados, como todo en la vida: es más práctica, el cliente no necesita sacar dinero o usar cheque, pero ella tiene un costo, que necesita ser evaluado.

Se recomienda no aceptar como pago canje por otros servicios, principalmente en psicoterapia, cuya singularidad del trabajo pide cuidados en relación a la privacidad, sigilo y distanciamiento que garantice mínimamente una neutralidad en relación al sistema atendido.

Lectura recomendada: Dinheirama Entrevista: Juan Fuentes, gerente general de PagSeguro

¿Y si el cliente no paga?

Acontece también, aunque raro, de «llevar un casquete» o, mejor dicho, usted no recibe por su trabajo. Hay varias formas de cobrar a su cliente, especialmente si no va más a las sesiones: llamar, dejar el mensaje y enviar correo electrónico.

En caso de que nada de esto resuelva, sugiero colocar este caso en la lista de riesgos del consultorio y absorber el perjuicio. Ya me preguntaron si es posible entrar con acción ante el Tribunal de Pequeñas causas, pero hay tantos factores involucrados, incluyendo la ética, que en caso de que esto suceda con usted, recomiendo, antes de cualquier acción, buscar ayuda de su Consejo Profesional para orientarlo adecuadamente .

  Por fin, independiente de la forma de cobrar, algo básico, pero fundamental que cabe escribir: recuerde emitir la factura o dar recibo, el RPA (recibo de profesional autónomo).

En la informalidad de nuestro trabajo, este comportamiento es fundamental para transmitir seriedad, Ética y profesionalismo, además, por supuesto, de ser nuestra obligación.

En el próximo artículo discutiremos más sobre atenciones (cuestiones técnicas y prácticas en el día a día). ¡Hasta allá!

Foto «Meeting», Shutterstock.

Día a día del profesional liberal: dinero, valores y pago – Parte 2
4.8 (95.45%) 22 vote[s]