Saltar al contenido

¿Brasil viviendo una nueva fuga de Capitales e Intelectos?

Cansadas de las molestias sufridas desde el mal planado Collor, muchas familias en la época empezaron a planificarse para vivir en países con perspectiva de futuro más prometedor. Iniciaron el proceso buscando obtener ciudadanía norteamericana o europea.

A continuación, encaminaron a los hijos, aún pequeños, a estudiar en escuelas de nivel básico con currículos bilingües, a fin de prepararlos para vivir expatriados desde la edad temprana y crear personas con visión global del mundo de los negocios y de otros aspectos de la vida en general, de manera que pudieran prosperar donde desearan vivir.

Los jefes de familia comenzaron a esforzarse para obtener rápidamente fluidez en los idiomas extranjeros más utilizados, como el inglés, francés, alemán, español y, más recientemente, el mandarín.

Después de que los hijos terminaron los cursos básicos, nos enviaron para hacer los cursos secundarios en el exterior, con vistas a continuar para concluir los cursos superiores.

eBook gratuito recomendado: invertir y construir su futuro de los niños

Mientras tanto, muchos padres obtuvieron cualificación académica de alto nivel (maestrías, doctorados y etc.), buscando más fácilmente obtener visas de trabajo en los países a donde iban a mudarse.

Concomitantemente, con la ayuda de abogados especializados y consultores de bancos internacionales, se enteraron del modo de vida y la legislación de esos países.

En el momento en que el precio de los inmuebles sube de manera exorbitante, se venden, con el propósito de crear liquidez y aguardar los momentos más adecuados para comprar monedas fuertes a precios bajos, buscando enviar al exterior.

En la actualidad, en la convivencia permanente con alumnos que frecuentan escuelas de idiomas, buscando aprender más uno o simplemente para mantener la fluidez en alguno ya dominado, es impresionante la constatación del número de familias enteras que se están preparando para ir definitivamente a un país desarrollado tales como: EE.UU., Francia, Portugal, Reino Unido (a pesar de Brexit), España, Italia, Suiza, Bélgica y Luxemburgo.

El pleno dominio de idiomas extranjeros es siempre una herramienta muy importante en cualquier fase de la vida, pues quien es poliglota tiene un grado de movilidad incomparable, en situaciones de riesgo político y económico elevado, como en Brasil presente.

Que lo digan, también, a los miles de familias de Venezuela y Argentina, que abandonaron a las prisas sus patrias, hacia «puertos seguros».

También Panamá ha recibido a muchos expatriados, pues tiene estructura política estable, economía equilibrada, buena calidad de vida y también por ser administrada bajo la óptica capitalista, además de ofrecer ciudadanía a residentes y régimen fiscal muy diferenciado de los demás países vecinos.

Si en los movimientos inmigratorios anteriores, las personas que dejaban Brasil, tenían alguna esperanza de volver un día, en la actualidad, eso ya no ocurre. Se deshacen de todos sus bienes domésticos y muchas llegan a abdicar de la ciudadanía brasileña, en un movimiento radical de cortar los lazos definitivamente.

eBook gratuito recomendado: Tener una vida Rica depende sólo de ti

No quieren esperar 30 o 40 años, si todo va bien, para que Brasil se transforme al menos en un país de segundo mundo.

Es lamentable para un país que carece de todo, que empresarios, médicos, dentistas, abogados, psicólogos, economistas, profesores universitarios, científicos, periodistas y muchos otros profesionales de alto calibre intelectual tengan que dejar el país, para vivir dignamente.

¿Brasil viviendo una nueva fuga de Capitales e Intelectos?
5 (100%) 2 votes