Saltar al contenido

5 verdades sobre educación financiera para contar a su hijo

Ganar dinero por internet, Ganar dinero desde casa, Como ganar dinero rapido, Como conseguir dinero

5 verdades sobre educação financeira para contar ao seu filho Buena parte de los lectores del Dineroma era niño en el período de la superinflación, entre las décadas de los 80 y 90. Pocos tal vez recuerdan cómo era complicado tener cualquier tipo de control o planificación financiera en ese período. La inflación era tan alta que los reajustes de precios ocurrían en algunos casos más de una vez en un mismo día.

La imagen de los remarcadores de precios marcó mi crecimiento. Afirmo, sin miedo, que nuestros padres fueron verdaderos héroes. Llegamos hasta aquí y hoy celebramos, a partir del Plan Real (en 1994), una realidad diferente. Actualmente, la inflación volvió a formar parte del noticiero económico, pero no llega ni cerca de los índices de aquella época.

Hoy, nuestra generación vive en un país diferente y con nuevos desafíos: tenemos que aprender a lidiar con el crédito, con intereses relativamente bajos (para el estándar brasileño), elegir entre una gama variada de productos de inversiones y, de rotura, afortunadamente tratar con una expectativa de vida mayor (no suena prudente confiar sólo en la Seguridad Social para mantener nuestro nivel de vida en la jubilación).

Basta con mirar hacia atrás para percibir cómo el país es diferente. Esta constatación viene con un problema serio: no tuvimos con quién aprender a lidiar con esa realidad. En la época de nuestros padres (allá en las décadas de los 80 y 90), lo natural era consumir lo más rápidamente posible para mantener el poder adquisitivo del dinero. La inversión era sinónimo de comprar inmuebles y aplicar en el cuaderno de ahorros – y comprar la casa era la única alternativa de felicidad.

Los tiempos cambiaron …

Si no tuvimos con quien aprender a lidiar con ese Brasil de hoy, afortunadamente tenemos la oportunidad y responsabilidad de preparar a nuestros hijos para el futuro, después de todo, muchos que nos acompañan ahora ya son padres y conviven con los cambios y oportunidades para el futuro.

Para facilitar su trabajo, he preparado cinco importantes consejos que considero importantes y que, espero, sean pasados ​​a su hijo para que él sepa lidiar mejor con el dinero y forme parte de un país más rico y feliz. Vamos a ellas.

1. Hable de dinero también cuando no es un problema

Muchas personas comete un error grave al no hablar de dinero. La falta de diálogo e interés en las finanzas hace que el asunto «explota» cuando las cosas se vuelven insostenibles – cuando no hay más que huir del asunto, el dinero surge como un problema, el villano perfecto.

Explique a su hijo cómo se debe lidiar con el dinero alentando la conversación en casa sobre los sueños de la familia. La mesada puede ser una aliada valiosa, pues podrá ejemplificar que todo tiene un precio y que para realizar los sueños la mejor manera es ahorrar, poco a poco, para llegar allí.

2. Explique que no se puede tener todo ya

A prender a hablar «No» es muy importante, aun siendo esta una tarea más difícil para los padres. Cuando mostramos a los hijos que no siempre es posible tener todo rápido, dejamos claro que durante la vida él tendrá que lidiar con la frustración y que saber esperar es parte de una jornada en busca de una gran recompensa.

Valorar más los hábitos que enseñan la paciencia, la disciplina y el respeto por valores y principios familiares. Lidiendo con la frustración sólo será una experiencia enriquecedora si sus hijos entienden que eso es parte del proceso de maduración, por lo tanto use sus historias y ejemplos para dejarlo tranquilo sobre el desdoblamiento de sus elecciones.

3. Aprenda y hable de inversiones que van más allá de la libreta de ahorros

La cartera de ahorros es la inversión más popular del país. La remuneración de la libreta de ahorro hoy representa el 70% de la tasa Selic (según la regla válida para cuando Selic está por debajo o igual al 8,5% al ​​año) más TR. En el actual escenario económico, con la inflación superando el 6%, la rentabilidad de la libreta de ahorro está en la casa del 4,25% al ​​año. En general, que el que aplica en el cuaderno de ahorro ve su dinero «perder» para la inflación.

El más intrigante es que, aún así, cada nuevo mes la libreta de ahorro bate récords de captación. Por supuesto, el cuaderno de ahorro no es el peor de las inversiones, pero al contrario de la época de nuestros padres, ya no es la única, ni la mejor alternativa para quien quiere empezar. Es hora de buscar productos diferentes, incluso los de renta variable – esta transformación será muy importante para el futuro de las inversiones de la familia.

4. Enseñe con ejemplos y no sólo con las palabras

Cuando se trata de la educación financiera, la conocida frase «Haz lo que digo, no lo que hago» no funciona. Los niños ven en sus padres a sus héroes, ejemplos de lo que quieren ser en el futuro.

Es simple. Cuando hablamos a los hijos que necesitamos ahorrar porque la situación no está de las mejores y aún así continuamos comprando sin planificación, usando cheque especial y tarjeta de crédito sin criterio, señalamos que el consumo consciente no es importante. El mensaje que se transmite a los pequeños es: «No tenemos dinero, pero esto no es un problema, ya que podemos utilizar el crédito en cualquier momento.» ¡Mucho cuidado!

5. Valorar la calidad de vida y no sólo la cantidad de dinero

Es muy común en los discursos y conversaciones con amigos escuchar a la gente diciendo que «el dinero no es lo que determina si una persona es feliz o no.» Yo estoy de acuerdo con esta afirmación, pero hago un complemento que considero fundamental: el dinero no trae felicidad, pero saber lidiar con él de forma inteligente y organizada es indispensable para disfrutar de ella.

Ya vi de cerca mucha gente que tenía altos salarios y, aún así, vivía endeudada y sin dinero para nada, mucho menos para algún momento de ocio. A poco, esa sensación comienza a interferir en la vida de una manera cruel y devastadora. Muchas relaciones terminaron o están en crisis porque no existía la percepción de que sólo el amor no es suficiente para pagar cuentas y acercarnos a nuestros sueños.

¿Vamos a pensar mejor en todo esto?

Una cosa es cierta: el futuro llega muy rápido. Hablamos del pasado y tenemos la impresión de que «fue ayer», tamaña la «velocidad» de los días de hoy. Tenemos la oportunidad de transferir nuestro conocimiento a través del ejemplo para, en el futuro, tener una generación mejor preparada y dispuesta a crear una sociedad consciente sobre el consumo.

La forma en que se relacionan con el dinero y cada uno de nosotros es fundamental para crear mejores condiciones de vida para nuestros hijos. ¿Alguna vez has parado para pensar en lo que enseña a tus hijos en relación al dinero? ¿Tiene ejemplos para compartir con nosotros? Deja tu opinión en el espacio de comentarios abajo. Hasta la próxima.

Foto de freedigitalphotos.net.

4.8
36