Saltar al contenido

5 Prácticas que no pueden faltar en la gestión financiera de su empresa

Hugo dijo: «Navarro, abrió mi propio negocio un poco más de un año, pero he estado sufriendo con la gestión financiera de la empresa. Confieso que no me gusta y no sé mucho de eso, y esa ignorancia ha costado caro. ¿Cuáles son los puntos que necesito atacar con urgencia para cambiar este cuadro? Gracias «.

Tener una gestión financiera de calidad es fundamental para el éxito de su negocio y uno de los grandes desafíos para cualquier emprendedor. Conseguir controlar con eficiencia la salud financiera de la empresa debe ser una de las principales prioridades del emprendedor.

Según las encuestas del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), cada 100 empresas que empiezan sus actividades en el país, 48 ​​cierran las puertas dentro de 3 años. Una tasa de mortalidad de casi el 50%, un número bastante elevado.

Todos los procesos de una empresa, desde ventas, control de materiales, recursos humanos, control de stock pasan por la gestión financiera. Las principales decisiones de negocios de cualquier empresa involucra dinero, ya sea como recurso o como resultado.

Cerrar el mes con dinero en efectivo no significa que la empresa se está beneficiando y que el negocio está prosperando – y es por pensar así que muchos emprendedores acaban «rompiendo la cara».

Las metas de la organización pasan necesariamente por la gestión financiera, vuelvo a subrayar, por lo que es tan importante considerar las finanzas como subsidio en la toma de decisiones. La gestión financiera de calidad bien da seguridad a los gestores para que éstos ejecuten la planificación de la manera deseada.

Lectura recomendada: 7 Características de los empresarios de éxito que se debe practicar

5 prácticas que no pueden faltar en la gestión financiera de su empresa

Los factores no pueden faltar en la gestión financiera de la empresa son:

1. Disciplina

La mayoría de los emprendedores no tienen disciplina como persona, lo que dificulta este paso. Comience observando sus hábitos personales y creando rutinas y hábitos saludables y constantes (práctica de ejercicios, alimentación equilibrada, etc.).

Para poner en práctica una gestión financiera de calidad, el emprendedor necesita administrar muchas cosas al mismo tiempo: actividades de la organización, escasez de tiempo y el control de finanzas son algunas de ellas, recordando que la vida personal y sus demandas también entran en esta lista.

El emprendedor necesita, por lo tanto, desarrollar la disciplina para mantener sus controles y agenda actualizados, así como para monitorear el inventario, la situación de los funcionarios y otros temas relacionados con el progreso de su empresa.

Se trata de una disciplina gerencial necesaria, especialmente en los primeros años de vida del negocio, época en que el empresario es una especie de «hace todo», pues actúa en prácticamente todas las áreas de la empresa. Separe un horario para cuidar de la gestión financiera, foco de nuestro texto. Con el tiempo, esto se convertirá en un hábito.

Lectura recomendada: La disciplina, la solución para conseguir rico, perder peso y vivir mejor

2. Control del flujo de caja

Quien piensa que tener un control de flujo de caja es sólo acompañar a diario el extracto bancario y actualizar las hojas está muy engañado. El flujo de caja sirve no sólo para retratar la actual situación económica de la empresa, sino también para planificar el futuro.

La gestión financiera a través del control de flujo de caja permite que el emprendedor visualice de forma más completa e inteligente qué cuentas deben ser pagadas, valores a cobrar, aumento de intereses, comparación de beneficio proyectado y obtenido, además de permitir un análisis más profundo del comportamiento del negocio.

El flujo de caja bien hecho permite al empresario anticipar acciones y prepararse para momentos más complicados (estacionalidad) con la antelación necesaria.

3. Conocimiento de los pequeños gastos

Es importante que el gestor coloque en su planificación financiera pequeños gastos y gastos para no comprometer la salud económica de la organización. Es muy importante que el emprendedor prevea también los gastos con 13 salarios, vacaciones y demás gastos, manteniendo una provisión específica para este fin.

Los negocios principiantes sufren dos problemas: exceso de gastos personales mezclados con los de la empresa (generalmente pequeños gastos) y falta de recursos para imprevistos. Mantener inversiones y formar una reserva es fundamental para la gestión financiera de la empresa.

4. Definición del precio de venta de los productos

Uno de los puntos esenciales de la gestión financiera es saber definir el precio de venta de los productos y servicios que serán comercializados. El emprendedor no debe hacer ese cálculo solamente observando valores de los competidores; es necesario analizar con cuidado sus costos y discutir mucho la propuesta de valor para encontrar el valor más adecuado.

Tenga en cuenta que la percepción del cliente es la realidad que interesa, y en este sentido el posicionamiento, el marketing, la fuerza de la marca y la relación tienen un papel fundamental en el precio final del producto.

5. Trabajo en equipo

La administración financiera ideal sólo ocurre en ambientes compuestos por un equipo bien organizado y con buena relación entre sus integrantes. El equipo necesita estar alineado con el objetivo de la empresa, por supuesto, pero necesita ser experimentado y diligente con las finanzas.

Me gusta mucho la idea de aprendizaje continuo e implicación, por lo que recomiendo que tanto funcionarios y socios se mantengan bien próximos y participen siempre en eventos, entrenamientos y cursos de especialización. Otro factor clave en estos eventos es la creación de redes.

Lectura recomendada: 10 cosas sobre los empresarios que necesitan saber

conclusión

Cuidar las finanzas de la empresa no es una opción; ocuparse de la gestión financiera de la empresa no es un lujo o algo que va a hacer «cuando la empresa comienza a facturar un poco más y asentarse.» El control financiero decente es parte de la supervivencia y factor crucial de destaque para cualquier empresa.

Las pequeñas empresas a menudo sufren para aprender a manejar sus cuentas, pero es fundamental perseverar y plantear esta cuestión como una prioridad. No se trata de sobrevalorar el dinero, sino sólo de comprender que es un recurso esencial para la existencia del negocio.

Foto «Managing business», Shutterstock.

4.8
26